Aragón Mítico: nombres

Un completo listado de nombres para crear los personajes de las Crónicas en Aragón Mítico.

Hombres
Aberán, Abrán, Achil, Albán, Albino, Alcher, Aniano, Artal, Ato, Axeyo, Baldrio, Balero, Bastián, Beremundo, Beturián, Bisorio, Blascut, Brizio, Brun, Carapás, Cástor, Cazán, Climán, Cocobá, Cristofo, Chil, Chiner, Dabín, Diago, Dimas, Ebardo, Ebe, Elgar, Elmo, Enego, Eraste, Ermes, Eutor, Fortún, Fulzio, Galter, Gayo, Guiu, Ibo, Ixinio, Lauro, Lino, Lión, Lizer, Lubín, Mabil, Medir, Melo, Mitier, Nabor, Nataniel, Otón, Paladio, Paris, Perzebal, Polidor, Ponze, Quiriaco, Rambau, Regorio, Remo, Remundo, Rocher, Senén, Selbano, Satornín, Salbio, Sifredo, Sisto, Tadeyo, Tirso, Tarsizio, Tomar, Trifón, Uloxio, Urbán, Ursín, Urso, Urico, Uruel, Xofré, Zenón, Zerilo, Zilio, Zolio.

Mujeres
Abarés, Ada, Adela, Adriana, Afra, Agnes, Aimar, Alexandra, Alodia, Amaranta, Anatolia, Argabiles, Asalit, Auria, Arraro, Alizia, Badaín, Bastiana, Bárbara, Baleria, Bertúz, Bigüerri, Billeta, Blanca, Brixida, Brunilda, Brioleta, Bun, Buras, Bascues, Begonia, Calamanda, Caliope, Campanal, Carina, Carola, Cartechea, Casbas, Castellar, Costanza, Cruz, Caxigar, Chermana, Chudit, Dalfina, Delia, Diasol, Dulzis, Eba, Ebelina, Enola, Enedina, Escagüés, Esmeralga, Espelunga, Estrel, Estrela, Fagostina, Fátima, Fe, Fertusa, Flora, Florenza, Fueba, Fuens, Gala, Grata, Grazia, Guayén, Goda, Ida, Iguazél, Ipas, Ingrid, Isaura, Isolda, Ixeya, Izarbe, Jara, Jilda, Lagunas, Lax, Lena, Lea, Liena, Liestra, Liguest, Limalda, Linars, Loisa, Macrina, Mallo, Marzala, Masima, Maura, Mena, Miramón, Mon, Monclús, Monlora, Monsanto, Montillo, Moral, Moriello, Mueras, Nau, Nieus, Ninfa, Nobillas, Noemi, Nunila, Nuena, Obarra, Omiste, Orosia, Pirene, Palmira, Pietra, Plan, Pompeya, Pradas, Prixila, Quillai, Quiteria, Reis, Rexina, Romana, Ruzola, Rut, Salas, Salomé, Salú, Samara, Sara, Senén, Sibila, Sidora, Simu, Sis, Tabet, Tarsita, Terreu, Trebiño, Tremedal, Turbiné, Udoxia, Urica, Uxenia, Zarza, Zelina, Zid, Zilia, Zoa, Zoz, Zita.

Aragón Mítico

Inauguramos esta categoría de Hacks con una adaptación del juego a un Reino de Aragón fantástico similar al Ciclo Pendragon de S. R. Lawhead. Los Hacks sustituyen la ambientación y el tono general del juego (Espada y Brujería clásica en el Valle de los Reyes), por otros diferentes, ya sea vampiros, space operas, guerras de pandillas o vida en el lejano oeste. Generalmente no es necesario ajustar las mecánicas del juego, aunque algunas reglas particulares pueden cambiar para adaptarse a los requisitos del nuevo planteamiento.

Para ir abriendo boca, comenzaremos con este Hack para jugar en el Aragón del siglo XI. El proceso principal para crear un Hack es re-definir las Convenciones del género que aparecen en la página 38 del manual, lo cual nos permitirá desarrollar Crónicas acordes al tono requerido. Puede desarrollarse más información, pero este paso es el único realmente imprescindible.

Aragón mítico: convenciones del género

  • Las Crónicas pueden basarse en cualquier momento del periodo medieval del Reino, desde su creación en el 1035 hasta los esponsales de Fernando II con Isabel I en 1469, pasando por la formación de la Corona, la guerra contra la ocupación musulmana, las conquistas ultramar o el auge templario en el territorio aragonés.
  • La trama de las Crónicas tiene un fondo histórico, pero de ningún modo intenta recrear hechos ocurridos en el pasado. En Aragón Mítico la Historia sirve como herramienta, como marco para construir narraciones fantásticas. No hay que preocuparse por la veracidad de los hechos contados.
  • Las historias de las Crónicas tienen tintes bucólicos y épicos, exagerando e idealizando la Historia tanto como echando mano de los mitos y leyendas populares. Existen caballeros puros, guerreros indomables, potentes ordenes militares, reyes justos, pastores intrépidos, heroínas a caballo, templarios de brillantes armaduras, magos errantes, monjes sabios, parajes preciosos, fortalezas imponentes, espadas de acero, accidentes naturales maravillosos, viajes homéricos, etc.
  • Igualmente, existe un lado mágico y siniestro, con la campiña plagada de brujas, ruinas romanas, francas y celtíberas, dragones, sierpes, almas en pena, encantadores, gigantes, hadas, duendes, diablos, amuletos, conjuros, filtros, hechizos de amor, espíritus animales, lamias, chacales de hierro, arañas de oro, vampiros, bestias parlantes, princesas atrapadas en torres, armas encantadas, tesoros olvidados, resucitados, milagros cristianos, etc.
  • Los personajes humanos son héroes que luchan por su tierra, por sus justos ideales y por el bien. La picaresca, la intriga y en ocasiones las malas intenciones no les son ajenas, pero siempre utilizado como elemento secundario o cómico para dar profundidad a la historia.
  • Los personajes monstruosos o fantásticos suelen encarnar al mal, o suponer una incomprensible manifestación de la naturaleza ignota. En muchas Crónicas, la rivalidad reside entre hombres y bestias, por lo que suelen aparecer dos bandos bien diferenciados de participantes: aquellos que llevan a los “buenos”, y aquellos que se encargan de los “malos”.
  • En otras Crónicas, las luchas familiares por el poder y la vida política de la nobleza constituyen el meollo del conflicto. En otras, se representa la cruda lucha de la Reconquista, la fuerza de la Iglesia o la expansión del Reino. En todos estos casos, las partidas pueden asemejarse más a las clásicas de Spirit of the Dale, con muchos jugadores luchando entre sí por sus propios intereses. Sin embargo, el fondo moral de las Crónicas suele estar “edulcorado” para proporcionar experiencias ligeras y neutras, cercanas a la clásica lucha del Bien contra el Mal. No se profundiza demasiado en los valores reprobables de la sociedad, ni se intenta generar drama haciendo tomar decisiones moralmente ambiguas a los jugadores.

Y eso es todo. ¡Te animo a crear tus propios Cantabria Mítica, Euskadi Mítico o Castilla Mítica! Suerte.